Entre sombras...

  • Historia

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our Cookie Policy.

Dear players, the moving day arrived. From today (14.02.2019) and for 1 year this forum with stay in read-only mode. You can continue with your adventures or even start new ones in our new forum, you just need to register a new account. We are waiting for you! Click here: New Forum

  • Entre sombras...

    Dejaba caer un brazo sobre la orilla de la cama, la brisa de un aire helado entraba por la ventana. En la oscuridad total, pensaba, recordaba, se perdía. Los viejos tiempos siempre son mejores, porque ya no están, los viejos tiempos son mejores – se repetía.

    "Brrr, brr", vibró el celular, casi sin ganas lo tomó. Se trataba de un mensaje, en la pantalla sólo aparecía:
    “Han regresado”.

    La noticia le hizo sentir angustia, ahora la oscuridad parecía más profunda, ahora se le antojaba incomoda. Han regresado, volvió a pensar, miro de nuevo el mensaje, número desconocido…

    Ya no había dónde esconderse, ni con la luz apagada estaba seguro desde ahora. El celular se resbalo de su mano y fue a dar al suelo. Encendió un cigarro y se incorporó en la cama, hasta ese momento fue consciente de que tenía el cuerpo helado. Se levantó a cerrar la ventana y arrojó el cigarrillo en el cesto de basura.

    Casi maquinalmente cogió un sobretodo negro colgado cerca de la puerta y se marchó de la habitación sin mirar atrás, mientras el cesto de basura se empezaba a convertir en una peligrosa fogata y de la ventana se desdibujaba una huella con forma de garra.

    The post was edited 1 time, last by Jeck ().

  • [2]
    De vuelta al juego


    “¿De cuántos suspiros está inundada un alma? ¿De cuánto miedo se necesita para crear una criatura de la nada? ¿De dónde nace aquella sensación cuando en la oscuridad un aliento roza nuestro cuello y se tiene la certeza de que no había nadie más en la habitación antes de apagar la luz?” Libro del cazador, capítulo 4 (El poder de las sombras)


    “Toc toc” alguien golpeó la puerta. “Toc toc” volvieron a llamar con insistencia. El despistado Lenny se incorporó en la cama y buscó a tientas sus gafas en el buró a su derecha. “Toc toc” llamaron de nuevo. Corrió hacia el vestíbulo de prisa temiendo que quien tocaba derribara la puerta. Se arremangó la manga de su brazo izquierdo y comprobó la hora en sus tres relojes; pasaba de la media noche pero aún era una hora segura. Un nuevo “toc toc” lo sacó de su ensimismamiento.

    -¿Quién es? – Preguntó nervioso.
    -¿Quién más vendría a visitarte?… ¡Abre la puerta imbécil!
    Lenny corrió los seguros y permitió la entrada al hombre.
    -Veo que tu tacto con las palabras permanece intacto – Dijo con sarcasmo.
    -Es algo que me enorgullece. – Se llevó una mano al corazón, su rostro permaneció inmutable pero sus ojos parecían sonreír.
    -¿Qué te trae por aquí? – Preguntó Lenny dirigiéndose a una habitación roja repleta de libros donde sólo había un escritorio, una cafetera y un sofá. - Creí que te habías retirado, dudo que se trate de una visita para saber cómo estoy.

    El hombre, vestido con una gabardina negra, alto, pálido y con cabello largo y oscuro se acercó a uno de los estantes y miró los volúmenes empolvados.
    -Han vuelto. – Escuchó cómo a su espalda Lenny se sobresaltaba. Tomó uno de los volúmenes
    -¿Estás seguro? – Pregunto mientras se acomodaba los anteojos y trataba que el temblor en su voz no se notara.
    -Nunca estoy seguro de nada. – Le quito el polvo del lomo al ejemplar que tenía en las manos, “Criaturas antiguas”. Lo guardó en su bolsillo y giró hacía Lenny, el cual se encontraba preocupado, con la mirada perdida. - ¡Lenny! Necesito mi equipo.
    -Oh sí, sí, claro… - Salió de su ensimismamiento, tomó una pequeña libreta y comenzó a anotar algo. – En la mañana tendré todo listo, ¿el apartamento del centro?
    -No, te mandaré un mensaje en cuanto me instale.
    -¿Qué pasó con tu apartamento?
    -Se quemó. – Dijo el hombre restándole importancia.
    -Eliminar el rastro… Claro

    Permanecieron en silencio.

    -La guerra nunca acaba eh – Comentó Lenny
    -Así parece amigo. – Coloco una mano sobre su hombro. Se dirigió a la puerta, Lenny lo siguió. – Mantén un perfil bajo, recuerda que ellos creen que estás muerto.
    -Siempre lo hago.

    Lenny vio partir al hombre hasta perderlo de vista por el pasillo, sacó de su bolsillo una navaja y comenzó a tallar algo en el marco de la puerta, donde ya hacían otros tantos símbolos extraños.


    Display Spoiler
    Gracias por sus comentarios, se aceptan sugerencias :D