Project Aria: Numbers and Minds

This site uses cookies. By continuing to browse this site, you are agreeing to our Cookie Policy.

Dear players, the moving day arrived. From today (14.02.2019) and for 1 year this forum with stay in read-only mode. You can continue with your adventures or even start new ones in our new forum, you just need to register a new account. We are waiting for you! Click here: New Forum

  • Project Aria: Numbers and Minds

    Project Aria:
    Numbers and Minds



    Sinopsis:
    La unión de la mente del hombre con las características de una máquina, no parecía ser tarea imposible para un dedicado, brillante y misterioso científico, que dedicó su vida a la investigación de un nuevo futuro, hasta que una serie de acontecimientos convirtieron su sueño, en una pesadilla.

    Louis Daher es un estudiante de secundaria con habilidades excepcionales y una vida algo solitaria. Él se da cuenta que no puede recordar los últimos días que ha vivido, siente una vacío en sus recuerdos. Un día, el se siente atraído por una abandonada instalación científica dónde descubre una incómoda verdad. Daher tiene que sobrevivir a muchos eventos para descubrir los secretos del poder que yace escondido en un lugar subterráneo, para salvarse a el y a la persona que más ama.

    Prólogo:

    Recuerdo la sala de control.

    Si, definitivamente es una de las que recuerdo.

    Aunque pensándolo bien, puedo recordar otras cosas en mi estadía en aquél mundo. Los amigos, el amor, mi conversión en otra persona. Todo eso guardaré por siempre en mi corazón. Al final, creo que debo agradecer a Aria Hoschild de todas maneras, por todo lo que hiso.

    Recuerdo el arma que usaba en ese mundo, siempre tan precisa y hermosa, algún día tendré una así en el mundo real.

    Estoy a salvo, eso es lo que importa. Aunque, la cama del hospital me hace sentir que todo ha terminado, en realidad, esto acaba de comenzar.

    Siento mi cuerpo algo más débil. Creo que me acostumbre a la fuerza de ese mundo por algún momento y ahora no puedo hacer carreras a la velocidad de un leopardo o tener la puntería para darle a una mosca a cientos de metros con una flecha.

    Aunque mi vida ya no está en peligro, creo, la vida de una persona especial, sí. Es por eso, que ahora en adelante debo ser cauteloso. Debo rescatar a esa persona.

    Suspiro al momento de recostarme en la cama del hospital. Puedo ver una ventana al lado izquierdo de mi cama. Puedo ver el Hans Stadium desde aquí, algún día tendré que ir allá y defender todo lo que amé. Está amaneciendo y supongo que debo estar en el piso 22 de este hospital.

    - Me alegro que vuelvas a estar con nosotros -dice una voz de una persona al entrar a la habitación.

    - La alegría es mía, amigo mío -contesté.




    Capítulo 1

    El 7 de mayo de 2028, un día que recordaré por toda mi vida.

    Era un día soleado, hermoso sin duda luego de un fuerte frío. Yo era Louis Daher, un estudiante de tercer año en la secundaria. Había vivido mi etapa escolar casi sólo, a exepción de unos pocos amigos que eran los suficientes como para que mamá no se alarmara de que yo fuera un tipo sin vida social. Sin embargo, no dejaba que esto me afectase, sabía como sobrevivir a esta vida sólo. Al menos, eso era lo que yo creía.

    Yo tenía un lugar dónde relajarme después de clases. No quedaba muy lejos de la secundaria, por lo que, casi siempre, emprendía una carrera hacia este lugar con el objetivo de estar solo y poder concentrarme en lo que había hecho ese día.

    Pero... la tarde del 7 de mayo...

    Yo salía corriendo de clases corriendo a toda prisa como siempre. Tratando de evitar todos los comentarios que podía escuchar preguntándose hacia donde iba con tanta prisa. Es que la verdad, era algo raro por mi parte salir corriendo de clases e ir a un lugar desconocido.

    Hace unas semanas que había descubierto aquél lugar. Recuerdo que lo veía cada vez al salir de clases, cuando me dirigía a mi casa, y me causaba cierta sensación de recordarlo. ¿Pero esto es normal? ¿O era algo que no podía recordar? No encontraba una respuesta apropiada, pero, cada vez que pasaba por aquél lugar que parecía ser una fábrica abandonada por afuera, me encontraba con cierta sensación de nostalgia. Sentía que añoraba algo en mi corazón y que me faltaba algo en mi vida. Era una sensación de que yo anhelaba algo en aquél lugar, algo que perdí hace tiempo.

    Fué así, como me dirigí un día a aquél lugar para acabar con las dudas de una vez por todas.

    El edificio era de tres pisos de alto, pero lo emocionante no estaba ahí, sino, en el sótano o aparente sótano como es en realidad. Tenía sub-niveles y un complejo lleno de pasillos llenos de oscuridad a los cuales yo no me aventuraba a entrar. Parecía ser las instalaciones de un laboratorio abandonado, con un olor a humedad indescriptible. Se podía sentir lo pesado que estaba el ambiente y el olor a ratas muertas abundaba por el lugar.

    Podía ver que ése lugar fue abandonado hace no mucho tiempo, ya que, a pesar de estar desordenado y la humedad de la lluvia había provocado una suciedad que ni en mil años yo lograría en mi cuarto; estaba bien sostenido estructuralmente. Sólo había sufrido un deterioro de exteriores e interiores con suciedad, humedad y ,por supuesto, pequeños animales que se aventuraban a reclamar aquél lugar que ahora me pertenecía, como su nuevo hogar.

    Ése lugar, era mi escondite. Ése lugar con papeles tirados por todos lados, algunos aparatos electrónicos que yo desconocía y la red de pasillos subterráneos que parecía dar a habitaciones escondidas, aunque vacías, que ofrecía mayor misterio a aquél lugar. Sin embargo, había algo que impedía que yo conociese a cabalidad aquella guarida.

    Una enorme puerta metálica que creía el último vestigio de tecnología que quedaba en aquél lugar.

    Las instalaciones modernas de ahora, poseen una tecnología que mejora todo. Existía Software para todo, para tu casa inteligente, para tu coche, para la casa de tu perro, para tu cocina, para tu asistente virtual, para tu mascota robótica, para tu escuela, para la calle... para todo. Y encima de estos diversos tipos de Software, se encontraban los Software maestros, denominados así por que recopilaban a los demás softwares y los hacían uno sólo. Era así como me tenían rastreado con GPS a través de un dispositivo, era así como podían mis padres controlar la casa inteligente para realizar una infinita cantidad de funciones, que iban desde limpiar los baños hasta darle de comer al perro. En otras palabras, poder controlar el desarrollo de tu vida, en una tabla de datos virtualizada.

    La puerta metálica parecía responder a este tipo de sistema. No sabía como, pero lo sospechaba. Esto que me causaba miedo al principio, se volvió una curiosidad incontrolable con el pasar de los días.

    "¿Que es este sentimiento de nostalgia? Una sombra, en la línea del tiempo de mi vida"

    Mi curiosidad aumento más cuando pude ver un orificio de vidrio con una pequeña pantalla LED al lado. ¿Un identificador de retina y de huellas digitales? ¿Aquí? ¿Y qué está funcionando? ¿De dónde, pues esto no tiene energía?

    Entonces lo primero que consideré fue que ese era un lugar bastante peligroso, o al menos, que podía contener algo que no iba a ser de mi agrado. Aunque no parecía haber rastros de una vida humana activa, sabía muy bien que ésa era la pista para darse cuenta que alguien ocultaba algo. Quizás sea un lugar donde los criminales se juntan, o el escondite de alguién más para hacer algo ilícito.

    Pero mi familia estaba dedicada a la tecnología, y conocía muy bien el tipo de puerta que estaba delante mío. El tipo de puerta de instalaciones de laboratorio, con un detector de retina y huellas dactilares.

    En mi vida, sólo había escuchado el caso de que habían detectado un laboratorio abandonado con características similares al lugar donde me encontraba. Era un laboratorio clandestino dedicado a producir Nanotecnología ilícita para espionaje.

    Yo estaba seguro, que si posaba mi dedo sobre el detector, la pantalla iba a mostrar un color rojo y una palabra "Rechazado" sobre el. Pero no perdía nada intentándolo.

    Aún recuerdo la sorpresa que me llevé cuando puse mi dedo sobre el detector y mi ojo sobre aquél lente.

    "Aceptado" Acompañado de una luz verde oscura.

    La puerta se deslizó de sus dos mitades. Y me dejo el paso hacia un túnel lleno de oscuridad. Saqué mi celular y lo puse en modo linterna. Podía iluminar los primeros metros de ese túnel que no pareciera tener fin. Entré por curiosidad, pero una vez adentro, sólo me vino un temor sin límites. Sin embargo, por alguna razón, una sensación extraña me motivaba a seguir adelante, como si mi corazón supiera que algo me llamaba a ese lugar. El identificador me había aceptado... eso quería decir que...

    "¿Yo ya estuve en este lugar?"

    O alguien había transferido mis datos al identificador.

    Otra cosa que pensé adentro del túnel, fue la extraña manera que había un identificador funcionando allí. Se supone que ese lugar no tiene energía.¿Entonces cómo?

    Continué mi camino por un pasillo que tenía un suelo de cerámica blanco. Las paredes estaban algo desgastadas pero se podía advertir el color crema que poseían. En algún momento, pude ver el final del túnel que tenía mas pinta de ser un gran pasillo, en el que me contraba. Pude ver que ingresaba a un lugar mucho más grande. Aunque no podía ver su final, el túnel, me llevó a un lugar mucho más grande. Aunque no podía ver el fondo, me apegué a la pared izquierda con el objetiva de bordearla y llegar a algún lugar.

    Era tarde para volver a atrás.

    Luego de varios minutos de caminar de esa manera, lentamente pisando papeles rotos, llegué a un cuarto con una puerta similar a la anterior, pero abierta.

    Aquél cuarto, gracias a mi luz, sólo eran visibles unas mesas de madera y algunas sillas de escritorio y más papeles sobre el suelo. Luego pude ver en el fondo algo que me devolvía la luz... un reflejo de un objeto metálico. Al acercarme con cuidado, puedo ver aquella pieza metálica que tenía un logotipo y un nombre:

    "Project Aria"

    - Interesante -dije en medio de esa oscuridad- para una batería de hidrógeno.

    Las baterías de hidrógeno eran sólo para lugares que consumía una energía que no podía ser dependiente de la que daba la ciudad. Hablamos de máquinas con muchísima potencia. Un laboratorio, sin duda.

    La batería tenía un interruptor, como todas las demás. Luego de ver el número del modelo, me pude dar cuenta que era una de un alto poder. Sin embargo, sospechaba que debía haber más fuentes de energía en algún lado.

    Encendí el interruptor y una luz roja se encendió encima de mi cabeza mientras que escuchaba el sonido de varias máquinas encendiéndose.

    "Espero que esto valga la pena"

    El lugar se iluminó de repente mientras que el zumbido inundó la sala en la que me encontraba. Todo el cuarto tenía una débil luz roja que unos segundos pasó a ser una tenue luz blanca y pude ver la enorme fuente de poder que la sustentaba.

    Entonces, volteé para volver de regreso. Sin embargo, no podía evitar sorprenderme por ver el estado del lugar. Era peor de lo que imaginé. Algunos escombros estaban en el suelo, suciedad, manchas de humedad, eran lo más común. Me sorprendió que las instalaciones eléctricas no estuvieran quemadas. Debían de estar muy bien protegidas en este caso para su funcionamiento luego de tanto tiempo.

    Seguí recorriendo el lugar y encontré distintos cuartos que fui inspeccionando. Habían más papeles humedecidos, algunos rotos y otros con una mancha de zapato. Empecé a notar algo extraño en los papeles... algo que hizo que mi cabeza se mareara.

    Un lugar misterioso que no pensaba entregarse fácilmente. Pero de algo estaba seguro, este lugar tenía que ver con tecnología no con lo que pensaba anteriormente.

    Recuerdo todavía, mi impresión cuando vi el nombre "Aria" de nuevo, y otra vez, y otra vez. Llegué a una parte metálica que se encontraba algo doblada por lo que tuve que abrirla manualmente con la ayuda de una vara de aluminio que encontré tirada.

    Al abrir la puerta, me dí cuenta rápidamente que la luz no era la misma, ni el olor. Parecía ser el fondo de un pozo. Apenas había una luz... Era de un tenue color rojo que provenía de algún lugar en la pared. El espacio, al fondo, era oscuro, no se podía ver bien debido a la dilatación de mis pupilas. El olor en aquél lugar cambió drásticamente. No se podía oler a esa humedad que había por todo el lugar, aunque sí, estaba igual de sucio como el resto del lugar, pero no parecía haber sufrido el mismo deterioro.

    Lo que ví allí, me produjo miedo. Un miedo sin límites al principio, pero fue menor con el pasar de los segundos y mientras mi cerebro procesaba lo que estaba viendo, me acercaba como un insecto al ver la luz de un foco.

    Fue algo inesperado. Quedé impresionado por el estado en el que se encontraba.

    ¿Cómo había terminado allí? Me preguntaba. Pude ver su cabello gris plateado flotando en aquél espacio acuático. Estaba en posición fetal, completamente desnuda.

    En un tanque lleno de agua verde fosforescente que se mezclaba con la tenue luz roja de ese lugar, dentro, conectada a un respirador artificial, se encontraba una mujer con un hermoso rostro.

    No tenía la más mínima idea de cómo ella había terminado a para allí. Ni tampoco si estaba viva o si era un experimento genético lo que to veía era una ilusión... simplemente, no lo sabía.

    Lo primero que busqué fue algún Hardware que me permitiera conocer su estado o algo así. Supuse que si ella se encontraba dentro de ese tanque, debería tener un sistema que controle a esa máquina. Mientras me acercaba lo más que podía al tanque, pude ver cómo unas burbujas salía del respirador. Esa cosa estaba funcionando, lo que significaba, que tal vez... ella estaba viva.

    Una pantalla y un teclado se encontraban al pie del tanque que la contenía. Busqué una forma de encenderlo, pero la pantalla estaba en negro y no parecía que tuviera algún interruptor.

    Pensé en llamar a la policía o a alguien para que la sacaran. No conocía el estado en el que se encontraba, no sabía si estaba en peligro o estaba en un estado de hibernación o algo parecido.

    Me quedé mirando a aquella muchacha durante unos minutos. ¿Quién era ella?

    Sentí temor debido a que empecé a considerar la posibilidad de que alguien que deje a una muchacha en ese estado, debería ser alguien peligroso.

    De nuevo, me vino otro mareo. Sentí ganas de vomitar pero sólo tosía y mi estomago sufría contracciones pero no vomité.

    Continuará
    Historias en proceso ^^:

    The post was edited 2 times, last by lolo26 ().

  • me sigue gustando xD
    espero que esta no la tengas que dejer a medias de nuevo; porque me gusta

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Shin95 wrote:

    Te entiendo, a veces es bueno hacer un remake para reparar algunos errores... por pequeños que sean xDD

    A ver cómo seguirá!
    pero no hagas como shin y dejes el remake tambien a medias :...:

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Display Spoiler
    Hahaha cierto Shin, tu elfa X(

    Gracias por los comentarios Keltro, Shin y Len ^^

    Saludos.




    Capítulo 1 (Segunda parte)


    El cuarto tenía una entrada que yo no había visto. Podía ver una puerta metálica abierta con una oscuridad que me hacía sentir que esa puerta era el portal de entrada hacia otro mundo. Era algo raro, el lugar estaba iluminado ya que yo había activador la batería de Hidrógeno, pero, este lugar parecía no tener iluminación. Probablemente, se deba a que algunos lugares de las instalaciones sufrieron más que otros por el deterioro, osea, algunos lugares están mas deteriorados que otros y por eso no hay iluminación.

    Sin embargo, un interruptor en una de las paredes de su lado, me recordó lo que en realidad era ese "portal".

    "¿Un ascensor?"

    Por los sonidos que escuché al momento de encender la batería, sospeché que este lugar tendría mas pisos inferiores de los que pensaba. Y así lo confirmé en unos minutos cuando entré al elevador que daba la impresión de que necesitaba un buena reparación. Los botones sucios, un espejo en su interior, roto como si alguien hubiera tirado una gran piedra.

    Adentro, otro identificador me esperaba.

    "Otra vez... ¿por qué diablos soy aceptado por el sistema de identificación de este lugar?" Pensé mientras presionaba mi pulgar.

    Tenía que ingresar un número, pero no sabía cual ya que desconocía la cantidad de pisos que conformaban estas instalaciones.

    Probé con ingresar los números "01" y pulsar con mi pulgar el identificador. El ascensor no se movió. Entonces, probé con los números "02" y el ascensor cerró su puerta con un rígido sonido y empecé a descender por unos segundos. Suspuse que había descendido un piso aunque no entendí el sistema que usaba el ascensor para los pisos, ya que "02" es un piso arriba, no un piso abajo.

    "Pero como es arriba es abajo" Recordé una celebre frase.

    La puerta se abrió con el mismo sonido que al cerrarse, un cuarto oscuro, más oscuro que el túnel, estaba frente a mí. Encendí mi linterna para ver lo que estaba frente mío.

    Un sonido de patas de rata corriendo por todos lados al notar mi presencia, me puso la piel de gallina.

    Dí un paso adelante, al salir completamente del ascensor, una luz blanca iluminó todo el lugar de tal manera que tuve que cubrirme la cara como acto reflejo. Retrocedí y volví al ascensor, entonces, las luces se apagaron.

    "¿Que demonios?"

    Volví a salir del ascensor, y las luces se volvieron a encender.

    "Sistema de detección"

    Sistema de detección automatizado, era una de las características de las casas inteligente. Una forma de ahorrar energía activando la electricidad solo cuando el detector localizaba a una persona. Esta función podía configurarse para que el sistema sólo funcione con una persona en específica, lo que aumentaba mi suposición que este lugar estaba conectado conmigo, de alguna manera.

    Seguí adelante y sólo pude ver un pasillo vacío con una puerta cerrada que me esperaba al frente.

    Avancé cauteloso, al acercarme a aquella puerta sentí una extraña sensación. Todo esto me era familiar.

    Al entrar, caí en la cuenta de que este lugar ofrecía cosas que me podrían interesar.

    "Una sala de control"

    Un asiento aparentemente metálico color azul, estaba al frente de tres enormes monitores ultradelgados. Yo reconocía este tipo de lugares.

    fué hace mucho tiempo, cuando mi madre me llevó a su trabajo cuando yo era pequeño. Exactamente, tres monitores alineados de manera que el usuario pueda controlar un determinado sistema. Ese tipo de asiento deslizable, las pantallas y los enormes cables que salían del suelo, me hacía suponer que lo que tenía en frente era nada más y nada menos que, un superordenador.

    Casi corriendo, me senté y busqué el botón de encendido. El cual no había.

    Un teclado color blanco opacado, algo sucio, con polvo encima de las teclas, permanecía allí.

    El sistema de este tipo de computadores, son tan avanzados, pero no tienen ni un maldito botón de encendido. Entonces recordé a mi madre ordenándole a su computador "Start" Y su computador se encendió.

    Quizás yo debería intentar lo mismo.

    Aunque ya estaba un 95% seguro de lo que pasaría, dije tímidamente: "Start"

    Un zumbido, seguido de una fuerte iluminación.

    En las pantallas podía ver tres logotipos iguales, uno en cada pantalla. Los mismos logotipos que estaban en la batería de Hidrogeno y luego de unos segundos, la pantalla se volvió negra para luego contener a las millones de letras que salían a la velocidad de un rayo una tras otras.

    Similar a la instalación por primera vez de un sistema operativo, el superordenador parecía ejecutar archivos de instalación. Se hizo común ver el "Instalacion "x" 95%..." durante algunos segundos.

    Repasemos, tenía un superordenador en mi delante. Había una muchacha muy hermosa que estaba en estado de hibernación en un tanque. No había peligro aparente. En sólo una hora, había recorrido parte de esta instalación y había hecho descubrimientos que me asombraban.

    Sin embargo, al ver esa pantalla, este tipo de tecnología, este logotipo...

    "¿Ejecutar Project Aria.exe Y/N?"

    Permanecí inmóvil, sentado, mirando aquél aviso que estaba en la pantalla central.

    Un mareo me vino de nuevo, acompañado de un dolor en la cabeza.

    Me tomé la nuca con la mano y mostré una mueca de dolor mientras cerraba un ojo y con el otro semiabierto miraba el aviso en la pantalla central.

    Ejecutar un programa que acababa de instalarse no parecía ser buena opción. Primero que nada, el lugar poseía un nivel de tecnología que desconocía. El lugar estaba hecho con la tecnología de "Smart House", sin embargo, estas funciones como la de detección de movimiento, eran básicas y no necesitaban de un ordenador que las ejecute. Pero, ejecutar un programa que se acababa de instalar de esta manera, sólo podía llevarme a una sospecha:

    "Alguien desinstaló el programa principal"

    De alguna manera, el programa al encenderse, pareció volver a querer instalarse, estas funciones debía ser programadas con antelación, y supuse que alguien lo programó para que sea así, aunque, ese alguien ya no estaba aquí.

    Si dejaba que el programa se instalase, este lugar volvería a tener vida.

    "Vida..."

    Entonces los recuerdos de la muchacha en aquél tanque invadieron mi mente.

    Sin embargo, en mi mente, sólo podía aceptar las buenas posibilidades como "Esto sólo va a ayudar" y "No pasará nada". Algo imprudente de mi parte, pero que sabía que debía arriesgarme. Si dejaba que este lugar volviera a la vida, de seguro, sabría que hacer con aquella muchacha y hasta era probable que lograse sacarla de allí.

    ¿Pero por qué no dejar que lo haga ora persona? ¿Por qué yo? ¿No sería mas fácil y seguro dejar que alguien mas venga y lo haga?...

    No. He vivido con esa actitud casi toda mi vida.

    Como un acto reflejo ante este pensamiento, mi dedo se levanta y...

    "Ejecutar Project Aria Y/N... "

    Presioné la tecla "Y" de "Yes" y miré como de nuevo una secuencia de comandos se despalazaran hacia abajo por toda la pantalla mientras escuchaba que el zumbido aumentaba.

    Luego de esperar unos segundos, una imagen salió en la pantalla... una imagen...¿ Qué parpadeaba?...

    No era un video. Su rostro se me hacía familiar...

    "La muchacha en el tanque de hibernación"

    Parecía que ella había tomado un toque menos... natural dentro de la pantalla. Como si estuviera al otro lado de una cámara. Era hermosa y no parecía saber dónde se encontraba ya que miraba hacia los lados.

    Sus ojos azulados parecieron mirarme.

    Permanecimos así durante unos segundos.

    - ¿Q-Quien eres tú? -dijo ella con una hermosa voz.

    - Me llamo Louis Daher ¿Quién eres tú? -contesté.

    Ella me miró intranquila.

    - Mi nombre es Aria. Aria... no lo recuerdo. ¿Dónde estoy? ¿Y por qué estás en una pantalla?

    "Project Aria"

    Empezaba a entender la situación. Y me pude dar cuenta que los logotipos que aparecían por todos lados eran en realidad un dibujo muy bien hecho de las palabras "P.A"... sin mencionar, la batería de hidrógeno con "Project Aria" en su costado. Lo primero que pensé es que ella era algún tipo de experimento, quizás alguien que usó la tecnología de Realidad Virtual a un nivel más... "Pro" por así decirlo.

    - Eso mismo te iba a preguntar. ¿Recuerdas donde estas? -pregunté.

    - Uhmm... Lo último que recuerdo es... un gran destello y una voz que me decía "Hasta pronto..." -miró a los lados- ya veo. Creo que empiezo a recordar un poco...

    Ella llevó su dedo a su cabeza como intentando recordar algo. Espero unos segundos y luego abrió sus ojos como si hubiera hecho un descubrimiento.

    - ¿Que año es? -dijo con una mirada recta a su pantalla.

    - 2028 -respondí.

    - Ya veo -dijo mirando con sus ojos azulados hacia abajo. No pude contener mi curiosidad y pregunté:

    - ¿Tienes un teclado allí?

    - Si -dijo riendo despacio- Es para ver algunas cosas aquí -Dime...¿Cómo encontraste este lugar?

    No sabía si decir la verdad, por que era algo vergonzosa.

    El tono de voz de esa muchacha sonaba muy tranquilo.¿Cómo podía estar tan tranquila? Al parecer, no podía recordar ni su nombre completo, por lo que no era raro que no supiera en la situación en la que estaba.

    "Me llamo Aria. Aria... no lo recuerdo" Había dicho ella.

    Otra cosa que me pareció curiosa, fue su pregunta sobre la fecha. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que esta muchacha estaba allí? El lugar ofrecía una cuentas respuestas debido a su estado, supuse que no menos de un año.

    -Fue una coincidencia -respondí tratando de ocultarle la verdadera y humillante causa.

    - Ya veo... -respondió- Bueno -dijo en un tono más serio- Mi nombre es Aria. Y me encuentro sumergida en un sistema de inmersión virtual.

    Fin del capítulo 1
    Historias en proceso ^^:

  • tengo mala memoria y no soy capaz de recordar como era "project aria", asi que no se cuales han sido los cambios xD
    pero me esta gustando mucho, sigue sigue

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Capítulo 2

    El recuerdo siempre empezaba de la misma manera, él, veía con desesperación a una persona que luchaba por su vida.

    Fue hace mucho tiempo, cuando no tenía los sueños ambiciosos y algo egoístas que ahora poseía, cuando su cuerpo aún andaba feliz en los parques agarrado de la mano de la persona al que él llamaba padre, cuando él vivía una vida tranquila... cuando, no existía, Project Aria.

    Esos hermosos momentos que fueron la inspiración para su trabajo los llevaba en un recuerdo que lo tenía frecuentemente como un sueño, aunque él lo consideraba la peor de sus pesadillas.

    El trató de olvidar esos momentos de su vida, ese momento de esa tarde cuando lo perdió todo.

    Abadón Galust podía recordar el momento crítico de ese día.

    Llovía, el agua y el viento frío mojaban todo su cuerpo mientras que él se encontraba aplastado por escombros y una gran rama de árbol. El viento tenía una velocidad que sobrepasaba los 110 km/h y los árboles parecían que estaban a punto de romperse.

    Si tan sólo hubieran aguantado un poco más, estarían a salvo todos.

    Abadón Galust se encontraba en ese estado, tosiendo y pidiendo a gritos ayuda... ayuda que nunca llegó a tiempo.

    Entonces, él solo podía mirar al otro lado dónde se encontraban su padre y su hermano, en la misma condición que él. Un severo golpe luego del accidente había dejado inmóvil a su padre que luchaba por proteger a su hermano menor. Abadón no podía escuchar lo que su padre hablaba pero podía ver sus labios moviéndose de forma intranquila mientras aquél niño lloraba y la lluvia y el viento apagaban sus gritos.

    "¿Por qué terminamos así?" Se preguntó Abadón Galust, sabiendo que su hora se aproximaba.

    Apenas pudiendo ver, Abadón intentó arrastrarse y salir del lugar donde estaba atrapado la mitad de su cuerpo. Pero no podía. Sus piernas ya no respondían. Él volvió a levantar su cabeza, intentando mirar a su padre que se encontraba de la misma manera.

    Se dieron una última mirada antes de que todo terminase.

    Claro que, para ese momento, Abadón ni siquiera lo sospechaba. Todo ocurrió ante su asombro.

    Un crujido empezó a escucharse en toda esa tormenta, Abadón, volcó la mirada al mismo tiempo que el hombre que tenía al frente, para ver que estaba produciendo ese sonido.

    Aterrado, Abadón Galust observó como un árbol se empezaba a romper y caía en dirección hacia su padre.

    Él intentó correr hasta dónde estaba su amado padre, salvarlo y llevarlo a un lugar mucho más seguro. Pero su cuerpo físico, no respondía.

    Impotente, a pesar de que tenía la cara cubierta de agua, Abadón sintió como podían salir lágrimas en sus ojos.

    Sin embargo, su padre, misteriosamente, se levantó lo más rápido que pudo e intentó proteger a su hijo.

    En un acto totalmente sin sentido, desde cualquier punto de vista, su padre intentó frenar aquél objeto que venía a gran velocidad con su propia mano. A pesar de que su padre apenas podía levantarse, intentó desafiar todas las leyes físicas para proteger lo que amaba.

    Lo que siguió, marcó a Abadón por el resto de su vida. Segundos después de que su padre levantará su mano, el enorme árbol lo aplastó de tal manera que él pudo ver la sangre explotar de su cuerpo mientras era arrastrado por la calle y su sangre se mezclaba con el agua formando así un gran charco color rojos frente a sus ojos.

    La desesperación que provocó ese acto, sería lo que motivaría a Abadón, años después.

    Abadón sólo podía gritar. Gritar por impotencia. Usando todas sus fuerzas soltó un grito desesperado que lo recordaría por el resto de su vida. La señal que Abadón aceptaría luego y que la usaría como potenciador para conseguir sus metas.

    Abadón Galust juró desde aquél día, que el mundo físico sólo era limitación, que el mundo le había quitado lo que amaba, entonces el se vengaría de él.

    El juró que rompería la limitación de este mundo.


    * * *


    Dejé de respirar un segundo y al siguiente, respiré como si no lo hubiera hecho hace meses. Quizás, fue más de un segundo desde que recordaba mis supuestos últimos momentos de vida y todo se tornaba negro hasta este momento.

    Puedo ver las paredes azules que me contienen en este lugar. Aún mis sentidos siguen acostumbrados a este mundo ficticio. Cada vez siento menos, cada vez me cuesta más adaptarme a este mundo, quizás por que mi cuerpo ya no existe. Ahora soy una mente inmaterial encerrada en este mundo.

    No... no es que mi cuerpo ya no exista, mi cuerpo, simplemente, ha cambiado de forma.

    Sigo poseyendo mi poderosa mente mientras que me adapto a un nuevo cuerpo casi inmaterial.

    Entonces empiezo a recordarlo todo.

    Rápidamente saltó al teclado que tengo en frente y empiezo a buscar, desesperadamente, información. Tecleó unos comandos de ejecución para saber si todo había sucedido como lo planeaba. Entonces una voz inconfundible suena desde mi pantalla.

    - Mi nombre es Aria. Y me encuentro sumergida en un sistema de inmersión virtual.

    "No..." Pienso al mismo momento que escucho una voz masculina.

    - Tu... ¿Sabes lo qué te pasó?

    - Si -respondió ella- Mi mente se encuentra encerrada en este mundo.

    "Al igual que yo" Pensé mientras una diabólica sonrisa se dibujaba en mi rostro.

    Fin del capítulo 2
    Historias en proceso ^^:

    The post was edited 2 times, last by lolo26 ().

  • me gusta lo de mostrar el pasado del enemigo; al final se uniran nos dos bandos y tendran un final bonito, o uno de los dos morira y sera un fina ltragico sea cual sea, creo yo

    o tu ya sabias que los lectores pensariamos esto y has planeado un final asombroso...
    tengo ganas de saberlo!!!!

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Capítulo 3

    Había pasado cerca de un año desde que vi una consola de realidad virtual en mis manos.

    Unos lentes hechos de cristal, ese había sido el primer prototipo de un sistema que se convertiría en el producto más vendido en el planeta.

    Me preguntaba cuanto les habría costado producir en masa ese tipo de tecnología. Mi padre trabajó en el Software para este producto conocido como "Virtual H", un casco que mandabas ondas programadas al cerebro, y desde que salió a la venta, tuvo una repercusión increíble. Las personas lo usaban junto con programas que empezaban a salir al mercado para este nuevo Hardware. Iban desde programas de entrenamiento, relajación, entretenimiento, etc. Cada vez, se hacía más complejo y no fui el único que pensó que era hora de saltar a algo mucho más grande.

    Un videojuego de Realidad Virtual.

    Lamentablemente para mí, muchas personas creían que un videojuego producido a gran escala no era buena idea. Se debatieron un montón de cosas. Primero, estaba el hecho de que las consolas debía ser reguladas, esto se debía a que ahora se podía sumergir a la mente de una persona en un mundo que estaba creado por números. No había límites y gracias a la tecnología creada, las sensaciones en ese mundo virtual eran muy similares al del mundo real. Sonidos, tacto, sabor, visión, olor. Todo era manejado por el "Virtual H" sólo que a un nivel levemente inferior. Las sensaciones que daba a veces variaban respecto a lo real, por ejemplo, la primera vez que me sumergí en la realidad virtual, recuerdo que era un programa beta de un juego de cocina. Recuerdo haber probado un supuesto pastel de chocolate, pero esa cosa que probé en ese mundo, no era chocolate. Las sensaciones eran parecidas, pero el sistema no lograba dar las sensación adecuadas a mi cerebro para que yo sienta que realmente era chocolate.

    Otra cosa que discutieron fue el hecho de que alguien podría morir cuando se sumerja. Debido a que supusieron el caso hipotético de que una persona sufriera algún susto en un videojuego de realidad virtual, ya que estaría entrando a un mundo de fantasía y lo viviría como si fuera real. Era emocionante el hecho de solo pensarlo, pero había que crear medidas de seguridad y nuevos reglamentos y leyes para controlar y evitar un desastre. Al mismo tiempo, surgió una debate sobre el futuro que venía, si esto continuaba al ritmo que iba, pronto, las personas empezarían a hacerse adictos y podrían surgir problemas sociales. Sin mencionar que en el desarrollo de estas consolas, un hombre se volvió loco debido a alguna emoción que sufrió en un mundo dónde lo sumergieron.

    Se debatio que, ahora que la realidad podía sentirse y podría ser creada a nuestro antojo, podríamos ser como Dios. Podríamos crear los mejores y peores mundos y vivirlos cuantas veces querramos. Sólo una cosa se hallaba en nuestro camino y era el hecho que realmente no estábamos allí. Realmente todo era una mentira. No podríamos estar en ese estado sumergido por siempre. Necesitábamos volver al mundo real y cumplir nuestras necesidades biológicas.

    Fué así como empezaron a cambiar las cosas. Con el tiempo se hicieron modificaciones y luego de unos meses salió a la venta la "Virtual H-II"

    Esta consola era más desarrollada, mandaba señales correctas y no tenía problemas de software. La realidad virtual ra más detallada y gracias a su capacidad de almacenamientos, se podía desarrollar programas muchos más complejos para esta consola. Tenía un sistema utomatizado que leía los signos vitales de los usuarios y los sacaban cuando veían que estaban en algún peligro. Al mismo tiempo, tenían un botón de emergencia manual y venía programada para que el usuario accediera a un menú, dentro de cualquier mundo donde se encontrase, para salir en caso de emergencia o para mandar una señal a alguien o a la misma empresa que daba un servicio de desconexión manual.

    Todas esas cosas fueron reglamentadas y llegó un periodo de tiempo donde sólo teníamos que esperar a que alguien inventase un programa complejo, desarrollado seriamente, para esta nueva consola que empezaba a hacerse popular en el mundo.

    Los adolescentes como yo, esperábamos un videojuego de realidad virtual. Un mundo diferente. Así sea una mentira, no importaba, sólo queríamos estar en otro mundo, ese mundo de fantasía que soñábamos.

    Pero nuestros deseos debían esperar. Fue comunicado por una empresa muy importante en Software, que los videojuegos de Realidad Virtual eran algo difíciles de desarrollar, debido a que debían seguir un montón de reglas nuevas que no hagan enloquecer a sus usuarios. Para mí, estaba claro... El mundo no estaba listo para esto.

    Y fue en ese lapso de tiempo, ese pedazo de mi vida que me la pasé entrando cada día a Internet para leer noticias, dónde descubrí este lugar abandonado y dentro, a una muchacha aparentemente en las mismas condiciones.

    "Me llama Aria. Y me encuentro sumergida en un sistema de inmersión virtual" Había dicho ella a través de una pantalla.

    ¿Pero por qué? Porque alguien dejaría a una persona en ese estado, cuando es más fácil que quede en coma en un hospital, con la seguridad de que ella no vaya a morirse, a que esté en un tanque de privación sensorial, conectada a un respirador artificial y alimentada a un sistema de nutrición automatizado a través de diversos cables que conectaban su cuerpo a una máquina.

    Pude sentir el nerviosismo de ese mundo. Me sudaban las manos mientras permanecía mirando a esa pantalla dónde salía un rostro hermoso de ojos azulados y de cabello gris.

    - Tú...¿sabees lo que te pasó? -pregunté

    -Si -respondió ella- Mi mente se encuentra encerrada en este mundo. Hace meses que no siento la brisa del viento real, hace tiempo que no puedo hablar con alguien. Me encuentro muy sola aquí. ¿Tú sabes a lo que me refiero no?

    - Si... -dije sin saber con que más continuar la charla.

    - Al parecer, algunas cosas cambiaron. De seguro esperas respuestas.

    "Respuestas... desde que vi aquél identificador de retina, es que busco respuestas"

    Asentí levemente.

    Aria soltó un suspiro. Luego me miró a los ojos delicadamente y me dijo:

    - Te preguntarás, porque "Project Aria", porqué mi nombre. Pues, yo soy especial -dijo con énfasis- yo era la más apta para algo que no puedo recordar muy bien. Así como tú buscas respuestas, yo también las busco, Louis, pero te diré todo lo que sé. Debido a mi ADN fué que una estudiante logró entrar en un mundo, oscuro al principio, que se convirtió en el lugar de mis sueños -dijo con algo de orgullo.

    Eso explicaba porque ella estaba dentro de una computadora. Pero no explicaba...

    -Y luego... durante las fases experimentales, las cosas se comenzaron a complicar. La mente de mi padre no era la única que trabajaba. Habían muchos científicos más junto con nosotros. Entre ellos, un hombre llamado Abadón galust. Este hombre, empezó a trabajar por si solo y fue el que tentó a mi padre para modificar el Project Aria. EL objetivo era sumergir a una persona en un estado de coma para que luego su mente, se fusionase con la de una computadora. Poder acelerar tu mente. Así la persona fusionada, podría tomar control de todo lo electrónico, en teoría, como un virus informático. Podrías ingresar a la base de datos del banco y robar millones de dólares si lograbas un dominio total. Podrías ingresar en la base de datos de tu escuela y cambiarte las calificaciones -su tono de voz había comenzado a cambiar- Maldición... éste hombre estaba demente. En vez de que yo sea la que se sumerja, fue este loco el que lo hiso. Él entro en un tanque similar al que yo me encuentro ahora, lo intentamos detener pero ya era tarde. Luego de que entrara en estado "sumergido" fue tarde para todos nosotros. Él reprogramó el sistema completo. Entnoces yo... yo... -dijo apenada- yo debía detenerlo. Y la única manera... era...

    - Sumergiéndote -completé su frase.

    - Supongo que sí

    "¿Lo supones?"

    - No logro recordarlo. En el momento en que Project Aria se apagó, algo debió ocurrir con mi mente.

    Era suficiente explicación para mí. No quería entrar en detalles sobre cómo lo había eliminado o donde estuviera su cuerpo. Sin embargo, Aria, no se detuvo y continuó explicando.

    - Luego de deshacernos de su cuerpo, creímos que había acabado. Nos enteramos que había ejecutado el "Project Aria" y lo estaba usando. Se había convertido en una especie de fantasma, por así decirlo, que vivía en algún lugar del supercomputador del laboratorio. No había manera de detenerlo antes de que él nos matase a todos. Entonces, supongo, que por eso me sumergí. Aunque no recuerde el momento exacto en el que lo hise... y ahora, me ves aquí -dijo avergonzada.

    Permanecimos en silencio un momento. Entrelacé mis dedos y me puse a pensar lo que me habían contado. No estaba muy claro del todo, pero sentía que había un vacío en todo esto. Quizás, yo debía entenderlo. El hecho de asesinas a una persona cuando no estás preparado, debió generar una especie de trauma en ella. Por lo tanto, yo debía ser mas cuidadoso con mis preguntas.

    - No debes sentirte avergonzada -dije- luchaste por tu padre ¿no? Por lo que tú amas. Eso es digno de admiración.

    No debía exigirle respuestas en ese momento. Estaba seguro que ya llegaría el día para eso.

    Sin embargo, debía hacer una pregunta.

    - ¿Cómo te sacamos? -dije tratando de sonar gracioso ante los ojos abiertos de Aria.

    Fin del capítulo 3
    Historias en proceso ^^:

    The post was edited 1 time, last by lolo26 ().

  • yo lo e leido antes de que lo editaras xD justo mientras lo editabas, para ser exactas, y estoy muy perezoso para repasarlo :dash:
    ahora entiendo eso de "numbers and minds" xD
    sigo sin reconocer los cambios, pero creo que en el anterior aria no habia matado a abadon, o algo asi
    pero me gusta el rumbo que toma la historia :thumbup:

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Jajajajja xD, en el primer project aria, ella habia asesinado a Abadon pero simplemente yo lo habia escrito como algo sin importancia xd.

    Pasa de que escribo a la velocidad de un rayo xd y a veces la.tecla se me va y no leo los errores X( por eso es la edicion.
    Historias en proceso ^^:

  • no iba a responder porque no lo veia necesario, pero te estoy imaginando mientras esperas a que alguien te responda porque no puedes hacer doblepost :P

    pues por eso supongo que crei que no lo habia matado
    y a mi tambien me pasa lo de escribir rapido xD :dash:

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe

    The post was edited 1 time, last by keltro ().

  • Pedazo de historia, le estas dando una trama muy interesante Lolo felicidades xD. Aunque Project Aria anterior no fue hace mucho, se me hace que esta historia ya se te habia ocurrido mucho antes de empezar a escribirla.
  • Display Spoiler
    Gracias Keltro; y Len, sí está historia estuvo en mi mente por mucho tiempo xD. Creéme, mucho tiempo. Hahahah




    [b]
    Capítulo 4[/b]

    "Puedo hacerlo" Pensé al momento que asentía a aquella muchacha.

    Sentado desde ese gran sillón, me di cuenta de und etalle que había pasado por alto.

    "El controlador del tanque de hibernación"

    Llevaba algunos minutos desde que Aria me había explicado las razones por las cuales ella se encontraba en ese estado, y seguía sin poder creérmelo a totalidad. No por que tuviera desconfianza, sino, porque sonaba asombroso.

    Recordé cuando intenté buscar el controlador de aquél tanque de hibernación done se encontraba esta hermosa muchacha. Parecía haber encontrado respuestas, ya que no tardé en darme cuenta que ese superordenador era el controlador que buscaba.

    Al encenderse, no, al ejecutar "Project Aria", pude ver que se abrieron varias ventanas con muchos números y textos que no lograba entender a totalidad. Sin embargo, había una ventana que si podía entenderse, de hecho, cualquier persona podría entenderla. Era un ritmo cardíaco, una ventana que me mostraba una silueta con su rostro, digitalizada, y varias lecturas que indicaban su estado de salud.

    "Estable" Decía un texto con letras de color verde.

    Me quedé unos segundos mirando eso.

    Aria me había explicado de forma muy esperanzada de que ella se encontraba en un mundo virtual, una realidad virtual que se asemejaba a un mundo de fantasía, como un videojuego.

    No sabía si sentirme afortunado por ser quizás la primera persona en probar un videojuego de realidad virtual, y aún mejor, estilo de Rol probablemente; o sentirme un desafortunado que podía fracasar en el rescate de una princesa. Quizás era un poco de ambas cosas, pero la realidad era que aún debía aprender más de ella y de este nuevo mundo en el que ella se encontraba, para poder rescatarla.

    - Hay algo más que debes saber -me dijo ella.

    -¿Qué es?

    - Mira la ventana que dice "World II"

    "World II..."

    ¿Mundo dos? No conocía el motivo de "dos", quizás ya había un "Mundo uno" donde ella había eliminado a Abadón Galust, o quizás sería otra cosa...

    - Lo veo -dije.

    - Es como el menú de un videojuego, míralo bien.

    Pude ver algo como "mapas" y en el amrgen dereho, pude ver como una tarjeta o espacio donde se podía ver los personajes, o personas en este caso; sólo había un espacio que estaba cubierto, y era el de Aria.

    " Aria

    EM: 2500

    FRZ: 900

    AGI: 950

    AGU: 1780

    HP: 100%"

    Y me consideraba un jugador, más o menos de alto nivel, y no podía entender todos los términos que veía. Sólo estaba seguro de lo que significaba "HP" y era suficiente para tranquilizarme.

    "HP", los puntos de vida, estaban al máximo.

    Un miedo me vino al instante al empezar a comprender la situación.

    ¿Sería posible que, si sus HP llegaran a "0%"...?

    - ¿Ya te diste cuenta? -preguntó ella.

    - Creo que sí. -respondí algo inseguro.

    Ella hiso una cara de disgusto.

    - Bueno, como has podido ver, están las estadísticas que tiene todo videojuego del estilo de Rol, en tu mundo; y está mi barra de "HP", mis puntos de vida. Si en caso de que llegaran a cero, entonces yo -dijo algo intranquila- creo que ya sabes el resto.

    -Morirás -dije sin pensar.

    No pude entender muy bien por qué dije eso, y al instante comprendí que debí ser más cuidadoso con mi manera de expresarme. Tenía que ser más delicado, mierda,quizás por eso no tenía muchos amigos. Intenté disculparme al segundo.

    - Lo siento, yo... no debí decir eso de esa manera.

    Ella reaccionó como con enojo, lo pude ver en su rostro al momento que pronuncié esas palabras. Parecía alterada, como si yo le fuera a dar un golpe, y me miraba con sus cejas fruncidas.

    Luego de disculparme, ella pareció tranquilizarse.

    - No importa -dijo ella- has dicho lo correcto. En caso de que mi HP llegue a cero, entonces mi mente será borrada por el "¨Project Aria" y desparecerá. La única manera de ganar en esto, es vencer al juego.

    - ¿Y cómo demonios se supone...? -dije mientras mi subconsciente ya conocía la respuesta.

    - En una habitación que está al lado de esta, hay un artefacto que ya debes conocer. Para no terminar como yo, me he tomado la molestia de reprogramarlo.

    - ¿Reprogramarlo?

    - "Project Aria" -respondió ella- la capacidad de interferir en el mundo real, como un virus informático. En cierta manera, aquí solo existen los límites de capacidad de información, que están muy lejos de los límites del mundo real.

    Conocía a lo que ella se refería. Los mundo virtuales eran casi como el mundo real, solo que limitados por la cantidad de información que procesaban. Si alguien cambiaba esto, entonces nuestro límite, sería la imaginación.

    Sin embargo, comprendí rápidamente que ella ya había descrito este tipo de estado antes.

    "Como un fantasma virtual"

    Aria, al parecer, estaba en la misma condición que su enemigo, ese tal Abadón Galust; una mente que podía interferir en el mundo real, como un virus de computadora. Alguien que podría ser de verdad un peligro para el mundo.

    - Esa capacidad que dijiste, ¿no es lo mismo como la de Abadón Galust?

    - Cierto -respondió ella- .Exactamente igual.

    Fin del capítulo 4



    Intro del capítulo 5 (spoiler xd)

    Display Spoiler
    Capítulo 5

    En un bosque frondoso, con árboles que se perdían con la vista, aquella que llevaba por nombre Akaba, caía desde lo más alto, con dirección al suelo.

    La caída debido a su altura, debía tardar varios segundos, casi un minuto.

    Ella estaba volcada, su cabeza estaba abajo cómo alguien que cae verticalmente pero que desea aterrizar con el cráneo.

    Ella abrió sus ojos...

    En un instante, pudo recuperar la conciencia, aunque por ese momento, no sus recuerdos.

    Continuará.
    Historias en proceso ^^:

    The post was edited 4 times, last by lolo26 ().

  • no e leido la introduccion del capitulo 5 xD
    me va gustando cada vez mas, espero que la termines :thumbup:

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Capítulo 5

    En un bosque frondoso, con árboles que se perdían con la vista, aquella que llevaba por nombre Akaba, caía desde lo más alto, con direción al suelo.

    La caídam debido a su altura, debía tardar varios segundos, casi un minuto.

    Ella estaba volcada, su cabeza estaba abajo cómo alguien que cae verticalmente pero que desea aterrizar con el cráneo.

    Ella abrió sus ojos.

    En un instante, pudo recuperar la conciencia, aunque por ese momento, no sus recuerdos.

    Inmediatamente como si la hubieran despertado con un balde de agua fría, volcó su cuerpo como un felino y pude ver las ramas que se desplazaban rápidamente a su alrededor.

    Con un movimiento con el brazo, logró estabilizar su cuerpo, mirar a los alrededores y usar una de sus armas.

    Buscó con sus dos brazos las dos hachas que colgaban en su espalda; por alguna razón, las sintió un poco pesadas. Acto seguido, logró moverse lo suficiente como para acercarse a uno de los árboles que tenía cerca, cuidando de no chocar con las ramas y clavar sus hachas para amortiguar la caída.

    Entonces un destello azulado salió de sus hachas y las calvó en la madera del árbol.

    Se produjo el sonido de un crujido; la madera salía en astillas que impactaban contra sus pechos, su garganta y su cara mientras que con sus botas negras ella intentaba amortiguar aún más la caída pegándolas al tronco.

    Ella rápidamente hizo lo necesario para ver el medidor que la había asustado muchísimas veces.

    Una barra azul salió en la esquina superior izquierda, ella la miró rápidamente.

    "HP: 20%"

    Ella no sabía si había sufrido el daño debido a las astillas que estaban chocando contra ella o se debía a algo que ella no podía recordar en ese momento dónde su adrenalina corría por su sangre.

    "Es imposible, no son astillas"

    Ella sabía que la reducción de su barra de HP, no se debía a unas simples astillas que salían de un árbol, sino, al daño que habría sufrido en otro momento; un momento que ella no podía recordar.

    Mientras caía cada vez más y más lento, Akaba, empezaba a recuperar la memoria y cuando vio que quedaba poco para chocar el suelo, clavó con más fuerza sus hachas que emanaban un brillo azul y tomó impulso con sus piernas para saltar hacia atrás, dar media vuelta en el aire y caer de pie sobre el pasto como toda una profesional.

    Una vez en el suelo, ella miró a su alrededor.

    Estaba desierto, no había nadie que pusiera su vida en peligro en ese bosque.

    En esa calma, sus recuerdo volvieron con el soplido del viento. Todo estaba muy tranquilo, cómo si el mundo siguiera dormido.

    Entonces, ella, empezó a considerar cuanto tiempo pasaría hasta que toda esa "mentira" acabase.

    "Debo elegir ahora a que lado jugar". Pensó mientras colocaba sus hachas en su espalda.

    Ella pudo recuperar su memoria luego de ese extraño efecto temporal y ella podía darse cuenta de lo que estaba pasando en ese momento.

    Akaba, se autodenominaba la paladín negra, no por el color de piel que era muy blanca, sino, por los colores de su vestimenta, sus ojos, su largo pelo y su armadura completa eran de ese color y ella le gustaba cuando alguien le decía "Nadie podría verte en la noche con esa armadura".

    Mientras observaba como su barra de HP subía al 30% continuaba aumentado debido al sistema de regeneración del mundo donde se encontraba, Akaba, con un movimiento de sus dedos, tocó su cuello y abrió el menú que era una pantalla virtual de color azulado que apareció delante de ella a la altura de su pecho. Esta pantalla indicaba datos de ella dentro de ese mundo y muchas veces ella había considerado que esa herramienta sería muy útil en el mundo real. Ella parecía mover sus dedos en la pantalla virtual mientras que luego de unos segundos, miró su ubicación y no pudo evitar hacer un gesto de rabia, apretar los dientes y cerrar el menú con el mismo movimiento que hizo para abrirlo. Se dio la vuelta y empezó a caminar.

    "Me pregunto, cuanto tardará él, en hacerse notar" Pensó. "Hasta que eso pase, debo permanecer en silencio, supuestamente, estoy muerta". Pensó de nuevo con una sonrisa en su rostro.

    Miró a su alrededor. El ambiente seguía en un completo silencio, sólo el sonido del viento golpeando los árboles podían escucharse. En esa soledad,Akaba, se preguntó si sería mejor permanecer en silencio o tirar la mesa de una vez.

    "Sería aburrido si voy por el camino fácil... Pero sería más prudente"

    Al no ver ningún enemigo que la atormentase, Akaba sintió que podría quedarse a dormir y disfrutar del momento un rato. Ella no conocía la paz desde hace mucho tiempo y sabía que esa tranquilidad no duraría mucho en ese mundo.

    Un sentimiento de tranquilidad llenó su cuerpo al mismo tiempo que decidía seguir caminando por el sendero que dividía dos secciones llenas de árboles.

    "La sangre, el fuego y la violencia me han hecho olvidar muchas cosas, tanto así que había olvidado lo maravilloso que este mundo cuando no tiene la profanación que le hicieron"

    Akaba continuó su caminar, esperando a que en cualquier momento ese silencio se acabe, esperando a que el sonido de sus hachas puedan volver a sonar, esperando volver a ver a la mujer de ojos azules y cabello gris para cortarle el cuello.

    En ese mundo, Akaba sabía que se sentía mucho más fuerte de lo que era en el mundo real. Ella nunca se habría imaginado cargar con dos pesadas armas en la espalda, sin mencionar la armadura que llevaba, que a pesar de ser ligera en ese mundo, sería un terrible dolor de espalda en el mundo real, sobretodo, para esa delgada muchacha que llamaban...

    "Akaba, ese será mi verdadero nombre, mi verdadera yo"

    Una ráfaga de viento fue lo que pude sentir en ese momento.

    "Antes de que todo desapareciera"

    Akaba abrió de nuevo el menú. La pantalla virtual azulada apareció de nuevo. Ella lo miró con más calma los datos que allí aparecían:

    "Akaba

    EM: 850

    FRZ: 2050

    AGI: 1400

    AGU: 2650

    HP: 63%"

    "Sería interesante si lograra conseguir más aguante para mi HP"

    Luego de pensar eso, ella misma se regañó.

    "Idiota, no tomes esto como un juego"

    Akaba miró atrás. No había nada. Al mirar de nuevo hacia adelante pude ver como el camino continuaba en medio de ese bosque y los rayos del sol se colaban entre las copas de los altos árboles.

    Ella conocía su próximo destino.

    "Pero ruego a los dioses, si es que existen, que esta vez, los malos ganen". Pensó con un dolor de cabeza que la aquejaba en ese momento.

    Fin del capítulo 5
    Historias en proceso ^^:

  • cuanto misterio 8-|
    vamos sigue xD

    Muchas gracias alucard!

    Leyendas
    Capitulo 41: Odio sin miedo

    "En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito"
    Edgar Allan Poe
  • Capítulo 6

    El zumbido se hizo algo inquietante en ese momento.

    El zumbido y el sonido que hacía mis manos al teclear también parecían incómodos en ese momento. Pero no importaba, debía seguir investigando más y más y todo lo que podría sobre ese mundo.

    En algunos momentos que no lograba entender algo, la muchacha de ojos azulados y cabello griseo me explicaba amablemente y me indicaba que hacer. Con el pasar de los minutos, entendía cada vez más y más.

    Tarde fue mi reacción cuando me di cuenta que ya estaba anocheciendo y se hacía tarde. Me puse a calcular los límites de mis excusas. Una buena excusa, podría darme tiempo hasta unas dos horas, o quizás más, dependiendo del grado de humor de mi madre.

    Me volví a centrar en ese mundo del que ella me habló.

    Un mundo, que no tenía nombre, era el lugar donde la mente de esta muchacha se encontraba. Un lugar maravilloso, según lo que ella me había descrito, donde podría sumergirme y ver como las más maravillosas aventuras, que mi imaginación podía concebir, se hacían realidad.

    Pero yo era consciente que la realidad era otra. Me pareció algo distractor por parte de ella el mencionar o hacer énfasis en lo maravillosa uq era la tierra dónde ella estaba, pero no se lo dije, temía volver a meter la pata como hace rato.

    Me encontraba viendo el mapa completo de aquél mundo en mi pantalla. Era enorme, y ni siquiera conocía su escala. Sólo el hecho de verlo, me hacía sentir que el lugar era gigantesco.

    La pantalla del extremo izquierdo mostraba los signos vitales de Aria y algunos datos más. La pantalla central me mostraba el estado del "World II", además de tener una ventana especial dónde podía ver su rostro digitalizado dentro de ese mundo. Y la tercera pantalla era algo rara. En la tercera pantalla podía ver una especie de lista dónde se mostraba estadísticas de "ARIA", sus puntos de vida (HP) y algunos datos que no entendía muy bien pero supuse que sería para medir su fuerza en ese mundo; algo parecido a lo que usaban los programas simples en este nuevo mercado que empezaba a surgir, hablo de estadísticas que miden ciertas habilidades de tu ser en un mundo virtual. Si bien era tú el que controlabas a tu "otro yo", como decían, este control variaba dependiendo del sistema del programa. A veces me sorprendía que tuviera demasiada fuerza para levantar objetos que aparentemente eran pesados. Sin mencionar algunas cosas fuera de la normalidad que podían llevarse a cabo en estos mundos, como saltos o carreras con un ligero intento de movimiento.

    Aunque aún no había un videojuego de realidad virtual, ya las especulaciones sobre esto abundaban, y claro, se decía que en un juego de realidad virtual era importante el uso de estadísticas como la fuerza, la agilidad y la resistencia. Se decía que estos factores eran muy importantes a tomar en cuenta ya que harían la diferencia del mundo virtual y del mundo real. Al parecer, de todas maneras, crear un mundo digitalizado exactamente igual al mundo real, con exactamente las mismas sensaciones, parecía ser aún un sueño muy lejano.

    La pantalla central emitió como un destello. Miré para ver.

    La muchacha de ojos azulados me estaba llamando.

    - ¿Louis?
    - ¿Si?
    - Terminé de hacer los ajustes que te dije. Creo que podríamos probarlo.

    "Project Aria", pensé una vez más. Convertirse en una especie de fantasma digital que podría tomar control de la red, sonaba a mentira, pero, yo sabía que la tecnología no estaba muy lejos de convertir en realidad tal afirmación. Sin embargo, no lo creería a totalidad hasta que lo hubiera visto con mis propios ojos. De todas maneras, entrar en un mundo digital siempre era ya una realidad que muy pocos, antes, se animaban a creer que era posible.

    Yo tenía una frase: "Nunca digas que es imposible a la ciencia". Todo era cuestión de tiempo ¿Y por qué no esto también? ¿Project Aria sería algo más avanzado y escondido al público? No tenía mucho sentido. Todavía quedaban dudas importantes que no me animaba a investigar. La primera, que hace un proyecto tan importante abandonado, y la segunda, por qué el identificador me acepto como usuario registrado si yo nunca estuve en ese lugar.

    - ¿Louis? -dijo ella interrumpiendo mis pensamientos- Revista la ventana del mundo -dijo refiriéndose a "World II"- y comprueba su estabilidad.

    - Estabilidad al 100% -respondí mirando la ventana del monitor central.

    Parpadeé unas tres veces, el estar tan expectante frente a esas pantallas me debió provocar cierto ardor en los ojos. A pesar de que yo estaba costumbrado a la pantalla de mi casa, este lugar era nuevo y quizás por eso mis ojos no respondían de igual manera.

    Aria empezó a explicarme los lugares que habían en estas instalaciones.

    Cuando ella terminó, supe que mi primer movimiento sería ir al ascensor por el cual había subido, y bajar un nivel más. Ella me explicó además el sistema con el que funcionaba dicho ascensor. Al bajar un nivel, encontraría una camilla como la de un hospital de color gris y un equipo completo para sumergir mi mente en un estado de sueño y al mismo tiempo trasladar mi conciencia a un mundo diferente.

    Al entrar al ascensor, marqué "02" y bajé un nivel más, al parecer mientras más aumentaba el número mayor era la cantidad de niveles que descendía, lo que me hizo suponer que este lugar podría tener mucho más lugares que desconocía.

    Al abrirse, y al dar un paso adelante, ocurrió lo mismo de antes. Al poner un pie fuera del ascensor, la sala se iluminó ni bien el sisema detecto mi presencia y pude ver los objetos que Aria había descrito.

    Sin embargo, allí había más de lo que yo había imaginado.

    "¿Camillas?"

    El equipo para sumergirme, no era el único allí. ¿Estaba en una sala de pruebas?

    Había camillas con sábanas grises y blancas posicionadas en línea recta en cuatro filas por toda la habitación, con una pequeña mesa dónde iban los equipos. Todo parecía muy bien acomodado, a diferencia del resto del lugar, esta habitación parecía ser la sala de un hospital, estaba limpio y los equipos no tenían señales de desgaste.

    Al final de esa sala, había una puerta metálica, donde Aria había dicho que allí se encontraba un cuarto de máquinas.

    Dí unos pasos adelante y me recosté en una de las camillas y me coloqué el casco blanco, los brazales, el collar y el cinturón para luego encender el botón que estaba en el lateral derecho de del casco. Al hacerlo, pude escuchar un zumbido, del aparato encendiéndose y luego una especie de pitido que me indicaba que todo estaba listo.

    La visión dentro del casco era como el de unas gafas de proyección. Una imagen que se aparecía en los lentes del visor del casco dónde me mostraba una especie de menú. Todo era idéntico al sistema de realidad virtual que tenía en casa, solo con un cambio de apariencia.

    "Aquí vamos". Pensé mientras miraba la puerta del final de la habitación.

    Hasta ese momento, nada fuera de lo normal.

    A diferencia de lo que hacía en mi hogar, aquí no iba a sumergirme en un mundo de animalitos silvestres. Estaba a punto de entrar a un mundo totalmente diferente y complejo. Sin embargo, a pesar de la gravedad de la situación y de mi nerviosismo, no pude evitar reírme por dentro.

    "Seré el primer jugador de un videojuego de realidad virtual"

    Suspiré. El casco sólo esperaba que yo oprimiese el botón de encendido por segunda vez para luego tomar el dispositivo de control remoto con mi mano y caer en una especie de sueño.

    Así fue. Oprimí el botón con mi dedo pulgar.

    El mundo parecía seguir siendo real, todavía controlaba mi cuerpo mientras salía un aviso aviso en la visora del casco.

    "Las medidas de seguridad no han sido completadas al 100%, ¿deseas ejecutar de todas formar?"

    "¿Qué?"

    Sin previo aviso, la opción "sí" se iluminó automáticamente, como si yo la hubiera activado.

    Entonces el mundo se hizo negro y me vino una sensación de ingravidez.

    No pude sentir ninguna parte de las extremidades de mi cuerpo y un mareo me vino en un segundo.

    Estaba sumergido en un mundo virtual.

    Fin del capítulo 6
    Historias en proceso ^^: